I TRAVESIA CORDILLERA CANTABRICA MOTO TRAIL: BALMASEDA-VILLABLINO

Hace ya unos años vengo dándole vueltas a esta travesía. La tenía un tanto estudiada y al fin la he realizado los días 23, 24, 25, 26 y 27 de julio del 2012. La he titulado Balmaseda-Villablino porque se inicia en Balmaseda (Enkarterri-Bizkaia), pues para mí -supongo que para otros también- es el punto mas genuino donde se inicia en Bizkaia la Cordillera Cantábrica. Mas concretamente en el balmasedano y mítico monte Kolitza, situado en los Montes de Ordunte al que pertenece, y en cuyo otro extremo de esa misma sierra se encuentra el monte Zalama que hace de límite de Bizkaia, Cantábria y Burgos. El Zalama es además un monte muy especial, pues en su cumbre posee una singular turbera de tipo “cobertor” que entrega sus aguas al mar Cantábrico tanto por ríos que desembocan en Bizkaia como en Cantabria y otros que por Burgos se dirigen hacia al Mediterraneo. Aunque la Cordillera Cantábrica también se extiende desviándose hacia al sureste por tierras de Burgos, Alava…, los Montes de Ordunte mantienen su alineación natural y jurisdiccional de los pueblos “cantábricos” llevándonos hasta Balmaseda. Si he elegido Villablino (Laciana-León) como el otro referente, es por considerar que es lugar de paso y encuentro “necesario” mas occidental, desde donde parten los diferentes caminos que nos permiten continuar al resto de la cordillera, que en ese extremo se expande entre las tierras de Asturias, Galizia y León.

La ruta seguida por la Cordillera Cantábrica tiene como referencia los siguientes espacios:

- El Kolitza y los Montes del Ordunte, de gran diversidad natural, y cuyo cordal hace de muga entre Bizkaia y Burgos. El Zalama, confín de Euskadi. Los límites de Cantabría y Burgos, en donde destaca la Montaña Pasiega con su monte Castro Valnera, para siguiéndo el mismo rumbo y penetrar por un nuevo espacio de montaña pero mas abierto, que tiene como protagonista principal el Embalse del Ebro. Es la parte oriental.

- En el Pico Tres Mares, cuyas vertientes drenan hacia los tres mares que bañan las orillas de la península, comienza otra dimensión: la bella y muchas veces desconocida Montaña Palentina, montañas y valles cántabros singulares como el de La Liébana y los conocidos e impresionantes Picos de Europa. Estos grandes espacios los vengo a considerar aquí como la cordillera cantábrica central.

- Finalmente y continuando por sus montañas occidentales, cada cual mas sorprendente, que se encadenan nuevamente marcando los limites de Asturias con León, hasta llevarnos a macizos tan impactantes como Peña Ubiña, para ir finalizando en el pico Miravalles, en los aledaños de Galizia, monte que haciendo gala de su topónimo ofrece una panorámica que abarca tierras de Asturias, Lugo y León.

También es cierto que, aunque la ruta se denomine Balmaseda-Villablino, hay dos lugares que en esta ocasión no quería dejar de visitar. Uno era obligado, pues necesitaba claramente una parada para realizar las dos etapas previstas para llegar a Villablino y ésta no me ofreció dudas: Posada de Valdeón, en el corazón de Picos de Europa. El otro era una meta a alcanzar ya en Galizia: A Ponte Vella de A Proba de Navia, en el municipio de Navia de Suarna (Lugo), cuyo término municipal limíta además con Asturias y León.

Zubi Zaharra (Balmaseda)

Así pues, los dos extremos de la travesía quedaron “hermanados” por sendos puentes: Zubi Zaharra/El Puente Viejo (Balmaseda) y A Ponte Vella/El Puente Viejo (Navia de Suarna).

A Ponte Vella (Navia de Suarna).

Antes de continuar remarcar que la travesía está pensada para una moto trail, es decir; una moto polivalente pero con una marcada utilización -al menos en la mayoría de las de hoy día- asfáltica. La moto que veis arriba no necesita presentación, yo la llamo “La Mula”, ya que puede con casi todo, pero no es precisamente una “todo terreno”, aunque como buena trail, son las carreteras secundarias, de montaña y las rurales -incluida alguna pista de piedra y tierra- su “habitat natural”. Además es una auténtica, económica e infatigable viajera, incluso en carretera “abierta”.

Esta ruta por la Cordillera Cantábrica está diseñada fundamentalmente enlazando puertos de montaña, allí por donde la cordillera está bien definida, y en los grandes espacios ó macizos pues.., por donde mas me ha apetecido ó sugerido el instinto. Por supuesto incluye -aunque casi de forma testimonial- algún tramo por la zona “marrón”, siempre por caminos de transito autorizado.

Si bien los grandes protagonistas de este viaje son la moto y la Cordillera Cantabrica, y por ende la naturaleza, me ha interesado así mismo sus pueblos y gentes, su historia…

La variantes son muchas y ello permite rediseñarla, para así volver, volver….

                                                                                                                                            Koldo

 

1ªEtapa: BALMASEDA-POSADA DE VALDEÓN.

La Villa de Balmaseda fue fundada en el 1.199 y es la de mas antiguedad de Bizkaia, capital de comarca de Las Encartaciones/Enkarterri, conserva un casco antiguo de sabor medieval e interesantes monumentos, tradiciones, gastronomía…  http://www.visitenkarterri.com/

Esta Travesia a la Cordillera Cantabrica Moto Trail, parte del Puente Viejo/Zubi Zaharra de Balmaseda ya que considero es el punto mas significativo donde iniciarla desde Bizkaia, aunque tenga como referente principal el monte Kolitza. Ambos desde el valle y las alturas, la han dado sentido.

Zubi Zaharra Balmaseda. Km.0

Comienzo la travesía el lunes 23 de julio y con un día magnífico. Salgo desde la Villa de Balmaseda a las 8:30 y me dirijo hacia Karrantza. La carretera bordea la base del monte de La Garbea “Balcón de Las Encartaciones” y te sitúa en unos pocos kilómetros en la vertiente norte de la Cordillera Cantabrica.

Kolitza, monte “bocinero”.

Cruzando los Valles de Artzentales y el de Villaverde (enclavado cántabro en tierra encartada), se puede ver la inconfundible silueta del monte Kolitza con su ermita coronando su cumbre: monte vizcaíno y emblemático, desde donde a toque de cuerno y hoguera, antaño se llamaba a Juntas a los vizcaínos de Las Encartaciones. Ahí comienzan los Montes de Ordunte con montañas de mas de mil metros que hace de muga entre Bizkaia y Burgos, sierra que nos acompaña de forma paralela a la carretera llena de curvas por la que hay que desplazarse.

Valle de Karrantza. Izq: Montes de Ordunte. Fondo: Montaña cántabra

Pasando el alto de la Escrita las vistas se amplian hacia el bonito Valle de Karrantza, la parte de Bizkaia de los montes de Ordunte y la continuación de la cordillera en la montaña cántabra. Hay que llegar hasta Concha, capital del Valle de Karrantza, para dirigirse a su barrio de Aldeacueva, que además de lo que su nombre indica posee una curiosa iglesia. Desde aquí y ya muy pegados a las laderas del Ordunte, vamos hacia la Calera del Prado tras cruzar por un bosque de cipreses por caminos cada vez mas estrechos, hormigonados…La bajada a La Calera del Prado, siempre es un regalo para la vista con la cara norte del monte Zalama -límite de Euskadi, Cantabria y Castilla y León- como protagonista principal.

Monte Zalama, bajando hacia La Calera del Prado

Del vizcaíno barrio de la Calera del Prado se pasa el ya cántabro de El Prado, ambos rayanos, desde donde se asciende hasta el encuentro con el puerto de Los Tornos. Este es el primer puerto que nos encontramos que pasa a tierras castellanas, en la ya divisoria de aguas hacia el cantábrico y el mediterraneo, pues hasta el monte Zalama las aguas del del Ordunte se vierten en ambos lados al cantábrico. Una vez enlazado y subiendo por esta carretera nacional de cierta importancia y hecho un zig-zag, se coge una carretera local a la derecha hacia Fresnedo. Estamos en el Valle de Soba, que se dice lo “descubrieron” los espeleólogos pues tiene importantes cavidades subterraneas.

Valle de Soba, recorrido por aldeas de montaña.

En Fresnedo hay que coger dirección a Rehoyos, arrimándose nuevamente a la cordillera por intricadas y estrechas carreteras, a veces casi caminos, con tramos asfaltados u hormigonados…, intercalando el buen firme con zonas con baches, con grijo…, se sigue por barrios casi perdidos, aunque eso sí, con mucha mierda de vaca en la carretera. Se podría acuñar este tramo con el nombre de “Rural-Trail”. El objetivo es llegar al barrio de Cañedo y ante la duda siempre lo mas pegaditos a la montaña -hay barrios que mueren en ella-, de barrancos herbosos con bosquetes autóctonos…, siempre avanzando con la vista puesta hacia las crestas calizas del fondo.

Parque Natural Collados del Asón

Una vez conectado con la carretera principal que sube de La Gándara -es muy aconsejable desviarse un poco para ver la expéndida panorámica que ofrece el mirador del Salto de Asón-  se asciende por cómoda carretera al portillo de La Sía de 1200 m.. Es el primer puerto de montaña que cruzamos hacia la otra vertiente. Desde su mirador y junto a un bronce conmemorativo a Gerardo Diego y su poesía dedicada a la Sía, se aprecia una panorámica inigualable del Valle del Asón.

Portillo de La Sía, paso de Cantabria a Castilla y León

Desde dicho alto bajamos por la vertiente sur, ya en la provincia de Burgos, apreciándose que la vegetación comienza a cambiar: es el solitario y agraciado Valle de la Sía. La carretera se encuentra recien arreglada y han sabido mantener el espíritu de éstas carreteras de montaña, salvo que les ha dado por poner guardarrailes metálicos -estaban en ese mometo trabajando en ellos-, que al margen de ser peligrosos para las motos no se que pintan en estas carreteras.

Puerto y Valle de La Sía.

Estamos en los Valles Pasiegos de Burgos que confluyen en Las Machorras -pequeña población donde tienen su Concejo- para una vez sobrepasado, subir hasta el puerto de Estacas de Trueba de 1154 m. En medio entre éste y La Sía, dejamos uno de los puertos más interesantes de la montaña pasiega: el de Lunada. Pero hay que dejar uno si no queremos repetir trazada; otra vez será. La suave subida por el Valle de Trueba nos ofrece una bonita postal con su paisaje de praderas salpicadas de cabañas pasiegas. También podemos apreciar el Castro Valnera, que con sus 1.718 metros de altitud es el pico más alto de la parte occidental de la Cordillera Cantábrica, monte que ejerce de eje del territorio pasiego y divisoria entre Cantabria y Burgos.

Valle de Trueba. Cabañas pasiegas.

Cambiamos hacia la vertiene de Cantabria, se baja por la “cara norte” del siempre sorprendete e inquietante puerto de Estacas de Trueba, de empinadas laderas herbosas y llamativas cascadas de agua, con mas cabañas pasiegas casi perdidas y que nos lleva a la Vegas del Pas, capital de las Villas Pasiegas cántabras que bien merece una visita. La Pasiega es una singular cultura de ganaderos trashumantes que languidece en estos tiempos modernos.

Bajada de Estacas de Trueba a La Vega del Pas

Un puerto que deja “huella”.

Seguimos pegados al río Pas, dejándo su ribera para subir por la también villa pasiega de San Pedro de Romeral hasta llegar al puerto de La Magdalena de 1022 m., por una carretera que combina las curvas entre bosque y rectas en espacio abierto. En su zona alta se pasa por un valle casi plano de amplios pastizales que da una sensación de estar en “tierra de nadie” y sobrecargado de parques eólicos que “hieren” visiblemente éstos parajes con sus pistas, desmontes, tendidos…

¿En el nombre de Eolo?

Penetrando nuevamente en Burgos ya podemos divisar el Embalse del Ebro y llegar a él. Una vez conectada con la carretera nacional que pasa de nuevo a Cantabria por el Puerto del Escudo, se deja tan solo unos centenares de metros para ir dirección a Reinosa.

Embalse del Ebro: “mar cantábrico interior”

La carretera a Reinosa transcurre paralela al pantano -hay otra mas secundaria aún y que también nos lleva por el lado opuesto, pasando por Arija- y en sus inicios aprovecho para hacer un descanso en una pequeña área recreativa de pinos silvestres, donde puedo disfrutar de una panorámica de este “mar cantábrico” interior, que tantas satisfaciones me ha dado hace ya años navegándole. Continúo y paso de nuevo de Castilla a Cantabria, comunidades que comparten el Embalse de Ebro.

Reinosa: Ciudad de la Cordillera Cantábrica.

Sobrepaso la carretera nacional y autovía que de Cantabria se dirige a la meseta, para llegar a la ciudad cántabra de Reinosa y dirigirme después a Hermandad de Campo de Suso. Por el camino, en Fontibre, junto a la misma carretera está el nacimiento del Ebro, y algo mas adelante en el pequeño pueblo de Argüeso, que luce su llamativo castillo, decido visitar una reproducción de un Poblado Cántablo de la Edad del Hierro de hace mas de 2000 años. Desde aquí, felicitar a los responsables por su labor y por las explicaciones recibidas.

Poblado Cántabro de Argüeso

Son las tres de la tarde y almuerzo en uno de los muchos restaurantes que hay en la zona -yo les pregunte a los del poblado cántabro y me fue bien- para ponerme otra vez en marcha desde Hermandad  de Campo de Suso. Éste es un punto casi ineludible desde donde parten tres carreteras por la cordillera. De frente y mirando al Pico Tres Mares la carretera muere en la estación de esquí de Alto Campoo. A la derecha, por el Puerto Palombera y el parque natural del Saja-Besaya, se abren interesantes posibilidades de continuar hacia Potes, Cangas de Onís… A la izquierda -que es por donde decido en esta ocasión- dirección a Cervera de Pisuerga (Palencia). Abandono Cantabria por dilatadas carreteras y penetro en la montaña palentina pasando por Salcedillo, Brañosera -que obstenta el curioso privilegio del 1ºFuero de España-, hasta llegar a Barruelo de Santullán donde se coge una carretera local que pasando por Parpertú -bonito sitio y rica fuente de agua- nos lleva definitivamente a Cervera de Pisuerga.

Barruelo de Santullán entre bosques de la Montaña Palentina

Ya en Cervera de Pisuerga, con un calor de justicia, aunque está la posibilidad de dirigirse a Potes por el puerto de Piedrasluengas, me decanto por ir a Velilla de Río Carrión por la Ruta de los Pantanos. Esta ruta siempre es un placer recorrerla en moto, con una carretera cargada de curvas que de forma casi interminable va enlazando una serie de embalses.

Ruta de los Pantanos, por el interior del Parque Natural Montaña Palentina

En el medio de la Ruta de los Pantanos está el Alto de la Varga de 1.413m, que nos ofrece desde su bien ilustrado mirador una vista panorámica inmejorable del Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre (Montaña Palentia). Entre sus montañas destaca el pico Espigüete de 2450m.

Espigüete desde el mirador de Vargas. Carretera para disfrutar…

Después de ver tanta “agua limpia” y sin catarla, paro en Velílla de Río Carrión a tomar una “clara”. Miro entre dos bares con terraza y me encuentro con lo que parece uno, pero sin nombre alguno. Entro y… todo un acierto: un bar-tienda de los de aquellos… ¡Que fresquita!

Un refrigerio, en un local de “aquellos”…

Continúo la ruta hasta Boca de Huérgano ya en tierras de León, donde enlazo y sigo por la nacional que pasa a Potes (Cantabria) por el puerto de San Glorio. Este precioso puerto ha perdido -al menos para mi- en estos últimos años parte de encanto por la ampliación de carretera en su parte cántabra, obras coincidentes con un proyecto de estación de esquí hoy día desestimado. Después de subir por él unos kilómetros, en Portilla de La Reina lo abandono para dirigirme por carretera secundaria hacia el final de la etapa de hoy: Posada de Valdeón. El sol va bajándo y el calor también.

Portilla de La Reina: Cruce de caminos, en una ruta a Santiago

Llevo ya algunos kilómetros en los que intuyes que te vas adentrando en los Picos de Europa y enseguida comienzas a verlos ya dentro de este Parque Nacional, en toda su grandiosidad y explendor, aunque solo sea de una parte del gran macizo. Son varios los puntos donde uno se puede parar para ver tal bello espectáculo, acrecentado por la luz del atardecer, pero el del puerto y mirador de Pandetrave es único.

Picos de Europa desde Pandetrave.

La bajada hacia Posada de Valdeón, que pasa junto a Santa María de Valdeón, fue de auténtico lujo, como lo fué continuar por la estrecha carretera que te lleva a Caín: corazón de esa arteria principal que es el río Cares y que parte el macizo de los Picos de Europa en dos.

Desfiladero bajada a Caín junto al río Cares.

Remontando de nuevo hacia Posada de Valdeón echo un último vistazo a la garganta del Cares desde el mirado de Tombo, desde donde se puede apreciar las enormes moles calizas donde se encuentran las montañas de mas altura de la Cordillera Cantábrica y que alcanza su techo en el Torreceredo de 2.650 metros, los desniveles  de esas montañas sobre el río Cares son impresionantes. Ya con los últimos rayos de sol, me dirijo a Santa María de Valdeón donde está el Camping de Cares, lugar elegido para pasar la noche en tienda campaña. Son la 21 horas y el cuentakilometros marca ya en el Camping: 414 km. Ceno y me duermo escuchando… http://www.youtube.com/watch?v=7CdZlQsBUII

Mirador de Tombo

 

 2ªEtapa: POSADA DE VALDEÓN-VILLABLINO.

Dicen que la bella Europa, hija de dioses, fue raptada en la Isla de Creta por un “enamorado” principe Astur que la llevó a su monte Vindius, y que a partir de ese momento se llamaría para siempre Picos de Europa… Lo que si es cierto es que los Picos de Europa es un lugar de una belleza excepcional, magnífico… yo diría que hasta mágico: un lugar ideal para pasar una noche “trail” bajo mil estrellas.

Amanecer en Picos de Europa

Amanece otro día explendido y parto del Camping del Cares a las 8:30. Paro a desayunar en  Posada de Valdeón. A veces, me resulta hasta extraño como han crecido estos pueblos que conozco desde los años setenta y siento cierta nostalgia de como fueron cuando llegué a ellos por primera vez en mi Bultaco Lobito, por una inolvidable carretera de montaña la midad de ancha de la de hoy día. Aquellas míticas marcas;  Bultaco, Montesa, Ossa…, de las que tuve varias y aun sigo disfrutando de alguna, tienen -junto a mi afición por la Montaña- mucho de “culpa” de que realizase hoy día esta travesía.

Posada de Valdeón, en el corazón de Picos de Europa.

Me dirijo a Riaño por el puerto de Panderueda de 1.450 m., para llenar el depósito de combustible y como no, para poder disfrutar de su paisaje que también se acrecienta con las aguas de su pantano. Percibo desde el tiempo transcurrido, que el “nuevo” Riaño no ha sido precisamente un acierto en lo que a su reconstrucción se refiere. Sinceramente, fue una auténtica pena la desaparición del antiguo Riaño y su Valle. No obstante, siempre que puedo no dejo de pasar por ahí, pues tiene un magnetismo especial.

Pantano de Riaño, en un paisaje de montaña idílico.

 Remonto unos pocos kilómetros por la nacional que de Riaño te lleva a Cangas de Onís, que ya había enlazado algúnos kilómetros más antes, para dirigirme por la comarcal que sube al puerto de Tarna. La carretera que parte de Cangas de Onís a Riaño, pasando por el defiladero de Los Beyos y puerto del Pontón, es una ruta ineludible y muy bonita si se viene desde ese punto, pero no encaja con este itinerario.

Subiendo a Tarna

La subida hacia Tarna es suave y agradable con paisajes “relajantes”. Ya en el puerto de Tarna de 1.490 metros y en el mismo límite con Asturias, continúo pero sin pasar a tierras asturianas por otra local hasta el cercano puerto de Las Señales de 1.625 metros -en realidad lo que se hace es seguir subiendo- y que nos lleva, por una zona forestal con pinos autóctonos a Cofiñal y Puebla de Lillo. Su descenso por carretera asfaltada a la vez que “campera” enmarcado en un paisaje distinto, fue todo un descubrimiento.

Lago de Isoba: cuentan que…

Ahora si que cojo definitivamente una carretera que me pasará a Asturias y subo hacia el puerto de San Isidro. Por el camino paro a ver uno de sus lagos; estas masas de agua de montañas siempre me han dado una sensación misteriosa, como si estubieran habitados por seres mitológicos.

San Isidro: hasta su letrero se “resiente”

En los altos de San Isidro se encuentra la estación de esquí de su mismo nombre. Su entorno se percibe como el de una zona un tanto agredida. La impresión que me dió no fue de mi agrado.

Bajada desde San Isidro hacia Felechosa y Collanzo

La serpeante bajada por Asturias es la de los típicos puertos de la cordillera que lo hacen hacia el cantábrico, aunque paisajíticamente son diferentes, nos introduce en el Concejo de Aller, cruzando varias aldeas en la que destaca Felechosa. Una vez que se llega a Collanzo se vuelve nuevamente rumbo hacia tierras leonesa por una carretera local que te lleva, tras atravesar un pequeño pero atractivo desfiladero, a  Rio Aller. Pasar esa aldea exige atención por sus estrechas y empinadas calles, como lo exige el resto de los 12 kilometros de camino empedrado que nos lleva hasta el puerto de Vegarada de más de 1.500 metros. La pista está bastante bien excepto sus primeros tramos; por fin, estamos en territorio TRAIL.

Subida “trail” a Vegadara por la pista del Rio Aller.

Pasado el puerto de Vegarada, ya de nuevo en León y por carreteras ya asfaltas, me dispongo a cruzar un espacio que  difiere de lo que en esta etapa va ha ser un tónica: un ir y venir de puerto en puerto. Una vez descendido y cruzado varias aldeas, parte una carretera que por Valdeteja nos lleva hasta Villamanín pasando por Cármenes. Circulo paralelo a la cordillera entre altos valles rodeados de montes calizos: es la comarca de La Montaña. Recuerdo hace años que pasar por aquí en coche, me produjo una sensación de… cuando llegaré, pero ésta vez he disfrutado mucho de estas carreteras a la vez que admirado valles y pueblos como el de Valdeteja. Si me hubieran dicho que estoy en otro pais, me lo hubiera creido.

La Montaña de León: grandes espacios tranquilos.

Hasta ahora he ido “esquivando” las carreteras mas importantes ó nacionales. No es solo una cuestíón de filosofía, pues algunos de sus puertos son muy de tener en cuenta para cualquier travesia por la Cordillera, aunque el diseño en esta ocasión no los ha requerido al igual que algún otro de carretera secundaria. Pero a partir de Villamanín, es fundamental coger la nacional que atraviesa el renombrado puerto de Pajares de 1378 metros, para así continuar por otro que si considero ineludible. Quizá de otra forma no hubiera pasado por ahí, pero ha merecido la pena aunque solo sea por los paisajes que ofrece. La cercana autopista que atraviesa de norte a sur la cordillera cantábrica y que cuenta con varios túneles, alivia un tanto el trajín que siempre ha tenido Pajares, aunque la circulación sigue siendo importante. Me da la impresión que la autopista o bien es cara ó no soluciona tanto.

No es Suiza, es Asturias desde Pajares.

Bajo Pajares por el asturiano Concejo de Lena y nada mas entrar en Campomanes cogo una carretera local dirección a Tuiza que sube al puerto de la Cubilla. Los inicios de esta carretera son una mezcla de lo rural con obras hechas y por hacer (autopista, AVE…), pero la cosa cambia en cuanto comenzamos a coger altura. Las montañas se elevan mas y mas, y sus pendientes laderas se encuentran tapizadas de densos bosques autóctonos que se extienden entre sus profundas vaguadas. Es facil imaginar que en ellas encuentran cobijo muchas especies de nuestra fauna; quizá algún oso…

Puerto de La Cubilla (pincha para ampliar… como en todas)

Me encuentro en plena subida al puerto de la Cubilla, que necesita de casi treinta kilometros para alcanza su altura de 1.689 metros. Los ciclistas le llaman el “Galibier” asturiano. Arriba el bosque da paso a las peñas, matorrales y pastos, y el puerto aparece en la desnudez. Solo puedo decir una cosa mas: En tan impresionante escenario y en arrebato, emulando (es decir: La Mula y yo) a Camarón de la Isla, nos dejamos llevar al ritmo de la letra, musica y sentimiento, de esta voz tremenda cantando: “Soy Gitano”   http://www.youtube.com/watch?v=P-qC2XnOLVg  (En versión light, por supuesto).

Cuando piensa que se acaba, aun hay mas.

Como tantos otros puertos, la Cubilla hace de linde jurisdiccional entre Asturias y León, pero  aquí existe un conflicto entre leoneses de Babia y asturianos de Mieres. Los ricos pastos que se extienden en una amplia zona, aunque pertenecen a León son propiedad por antiguas “compras y herencias” del pueblo de Mieres, cuyo ayuntamiento no colinda ni con mucho por allí. Así me lo contaba un señor leones enojado por temas ganaderos, que me encontré junto al refugio “Casa Mieres”, cuando le pregunte por un portillo cerrado que hay ya bajando al pueblo de Pinos de Babia: Ábrelo y pasa, no hay ningún problema, es la carretera de siempre… aunque alguno ya le gustaría que la cerrasen para que no podamos subir ni los de Pinos…, ahora no sé…, con esa moto…, no se que tal vas andar; me contestó. Y es que el susodicho y único camino, es una “pista” que…

Terrenos cercados por cuestiones de “vaqueros” en Casa Mieres.

Abandono territorio “comanche” por camino de tierra y piedras un tanto sueltas -algunas como puños-,  son unos seis kilometros de bajada con tramos de cierta pendiente y un par de pasos de arroyo: TRAIL en estado puro. Ni un alma y yo pensando que, como se me caiga la moto haber como la levanto. Pero soy también trialero, del MotoClub Kolitza claro está,  y me propongo hacer esta “zona” sin ningún pié. Dicho y hecho, excepto para sacar alguna foto. Al final no fue tan difícil e imprimió un toque auténticamente TRAIL a la travesía.

Trialeando en la bajada a Pinos.

Estoy en la comarca de Babia. De Pinos me dirijo a San Emiliano, para comer en un restaurante  en el cercano pueblo de Villasencino, que me había aconsejado mi “colega” Faustino -mi mejor aliado en esta ruta- y dónde había quedado con él, pues me iba acompañar desde ahí hasta Villablino. Aunque el calor aprieta, me animo con cocido y codillo, que estaban muy buenos, en menú del día y a buen precio. Y es que todo desgasta, hasta las emociones. La sobremesa es perfecta, tumbado en el jardín del restaurante esperando…

Un descanso repasando la ruta en el clásico plano y sin cobertura en el movil. Estoy en Babia.

Ya juntos nos dirigimos por el valle de San Emiliano hacia el puerto Ventana, teniendo ya enfrente el impresionante macizo de Peña Ubiña, que con sus 2.417  metros es la montaña mas alta de la Cordillera Cantábrica fuera de los Picos de Europa y el mas visible de su parte occidental. Pero no pasaremos a Asturias por dicho puerto, ya que unos kilómetros antes cogeremos una carretera local que nos lleva hasta Torrestío.

Valle de San Emiliano y Peña Ubiña.

En Torrestío acaba el asfalto para continuar por una pista de piedra de unos 4 kilomeros hasta el puerto de la Farrapona que nos pasa a Somiedo (Asturias). La pista tiene buen trazado, cunetas y su firme es bastante bueno. Al parecer tiene los días contados para ser asfaltada.

Pista apta para todo tipo de vehículos.

El alto de La Farrapona con sus 1708 metros es el puerto mayor altura de la Cordillera Cantábrica. Desde ahí, se pueden realizar excursiones a pie y visitar una serie bonitos de lagos -el primero está muy cerca-  enmarcados en un paisaje de alta montaña.

Con Faustino en el alto de La Farrapona

Continuamos descendiendo ya dentro del parque natural de  Somiedo, por la misma carretera que acogió el pasado año una etapa  de la Vuelta a España y que se encuentra perfectamente asfalta.

Descendiendo por el Valle de Saliencia.

Es el hermoso Valle de Saliencia donde podemos ver algunas de las típicas construcciones de tejados de escoba ó teitos que salpican su privilegiado paisaje y que una vez pasado el atractivo desfiladero de Los Arroxos, nos lleva a Pola de Somiedo.

Teito en su Braña.

Visité Somiedo y muchos de sus rincones a principios de los ochenta y me resulto francamente un lugar “salvaje”. Pola de Somiedo, que ejerce como capital del concejo de Somiedo, la he visto desde la carretera muy crecida en construcciones, hasta resultarme casi irreconocible. Ya solo nos queda subir el puerto de Somiedo de 1486 metros y descender por Babia y Laciana hasta Villablino.

Subida al puerto de Somiedo

Ya en Villablino, capital de la comarca leonesa de Laciana, considero cumplido el objetivo básico de esta travesía que inicialmente me planteé realizarla solo hasta aquí y con una moto clásica en tres etapas. Mas concretamente con una Bultaco Campera: moto Scrambler antecesora a las Trail. El cuentakilometros marca 758 kilómeros desde que salí de Balmaseda. Esa misma noche paso con Faustino -con el que comparto afición por las clásicas- y su familia, unos entrañables  momentos. Gracias.

El Valle Laciana y Villablino, una historia común.

 

3ª Etapa: VILLABLINO-NAVIA DE SUARNA

En realidad esta etapa la tendría que llamar Villablino-Villablino, pues mi intención es volver a este mismo punto para facilitar la vuelta, aunque dejo abiertas las posibilidades. Lo que si que pretendo en todo caso es pasar por Navia de Suarna. Amanece otro día mas de buen tiempo y se anuncia amenaza de tormentas aisladas por la tarde. He pasado la noche en un modesto y económico hostal, que tiene cochera para dejar la moto. Mi intención es realizar una ruta que redondee esa amplia zona del final de la Cordillera perteneciente a Asturias, Lugo y León, pero con la idea de no hacer muchos kilómetros, sino de disfrutar mas detenidamente de alguna de las cosas de lo mucho que allí se ofrece.

Villablino: cruce de caminos hacia Asturias y Galizia

Salgo sobre las 9 horas dirección a la comarca asturiana de Fuente de Narcea (Cangas del Narcea, Degaña e Ibias) por la carretera que parte desde Villablino -por Somiedo me hubiera supuesto un largo trayecto y separarme obstensiblemente de la Cordillera- para recorrer la amplia zona que colindante de León con Asturias y Lugo. Dejo la carretera que va por el puerto de  Leitariegos y me llevaría a Cangas del Narcea, para continuar por la que sube al puerto de Cerredo de 1.359 metros y que pasa al concejo de Degaña recorriendo varias de sus aldeas. Por el tunel del Rañadoiro -que ha sustituido al puerto del mismo nombre-, voy hasta Venta Nueva (Cangas de Narcea). Mi intención es ver la Reserva de Muniellos, que contiene el mayor robledal de la península ibérica y subir el puerto de Coinno.

Reserva de Muniellos subiendo al puerto de Coinno… ¿Te gusta conducir?

Me adentro hasta Tablizas de Muniellos donde está la Casa del Guarda y visito el primer kilometro del camino balizado que es de libre acceso de esa reserva integral de roble donde se oculta el urogallo, pues para visitar su interior hay que pedir autorización con antelación ya que el itinerario es guiado y restringido en número de visitantes. Después de un tiempo de agradable conversación con la guardesa de la casa forestal, donde también hay información -hay un centro de visitantes cerca de allí pero estaba cerrado-, me dirijo a subir y bajar el  puerto de Coinno de 1.315 metros por su estrecha carretera, repleta de curvas y rodeada en su mayor parte de vegetación boscosa y que, sumando ambas vertientes tiene unos 35 kilómetros. Durante años ésta ha sido la principal via de comunicación del Concejo de Ibías con el resto de Asturias, lo que nos da una idea de lo lejanos que han permanecido muchos pueblos, separados por puertos de montaña -incluso internos como es este- y dentro de un mismo territorio.

San Antolín de Ibias. Subida a Sena entre plantaciones de pinos.

Una vez alcanzada la vega del río Ibias continúo hasta San Antolín de Ibias, capital del concejo, y que me recuerda un tanto al paisaje del punto de salida de esta travesía, fué como un “aviso” que estaba llegando a sus límites. Había pensado pasar a Lugo siguiéndo la carretera principal hasta A Fonsagrada tentado por su llamativa gastronomia, pero me pareció separarme demasiado de La Cordillera, por lo que cojo una carretera local que parte desde San Antolín, y que por zigzagueante subida te lleva hasta la aldea de Sena, donde uno se siente de nuevo en La Travesía, aun siendo consciente de que se esta bordeando su extemo occidental.

Lugar de Sena

Paso definitivamente a Lugo por A Riveira, aldea del municipio de Navia de Suarna. ¡Estoy en Galizia!. Por A Riveira entablo conversación con un lugareño de avanzada edad y digno de articulo de la National Geographic. Al principio no me aclaro mucho hablando con él -definitivamente me doy cuenta de que no habla castellano- pero me lanzo a “falar galego”. Al final hacemos unas risas, aunque cuando le pregunto por la crisis, se encojió de hombros: non se, non se, non la conezco… o algo así; creo que pensó que le estaba hablando de una señora. Me acordé entonces de un aldeano carranzano de su misma quinta, que es conocido y saludé tan solo dos días antes en el momento que abandonaba Bizkaia y pensé que, ambos “cantábricos” se hubieran entendido bastante mejor que lo que hice yo. Continúo pasando por mas aldeas y transito junto al truchero río Navia hasta llegar a la villa de A Proba de Navia, donde se encuentra el Ayuntamiento de Navia de Suarna.

A Ponte Vella, Castelo… de A Proba de Navia (Navia de Suarna)

 Nada mas llegar te encuentras de lleno con A Ponte Vella/El Puente Viejo de incuestionable belleza. Saco la foto de rigor con La Mula y me dedico durante un tiempo a visitar el pueblo que es pequeño y bonito. Junto al puente hay un modesto castillo y un espectacular horreo con pilares altísimos. Tras el puente hay un parque fluvial donde se esta bañando alguno y aprovecho para mojarme los pies pues hace calor. Paseo por sus calles, alguna encachada de piedra. También hay una modesta iglesia que completa el conjunto. El objetivo de llegar al punto mas occidental de la travesía está cumplido y realmente, si que ha merecido la pena venir hasta aquí.

El puente viejo y su horreo

Hablo con una señorita mas bien madurita, educada, con buena planta… y la pregunto por algún sitio para comer bien, me atiende cordialmente con su acento gallego y, entre resignada y decepcionadame, me dice… “no espere mucho por aqu픓no muestran mucho interés” -me dió la impresión de que no se refiría solamente a cuestiones gastronómicas-, aun así me aconseja un restaurante. Tomo algo en una terraza de un bar en la plaza del pueblo, la gente se muestra cercana, incluso muestran interés por el recien llegado y alguno me preguntan si estoy de viaje… Almuerzo en el sitio que me indicó, la comida es buena y casera aunque resulta que ese día no tienen “churrasco” que me habían aconsejado.

Voy a tomar café a “El Recreo” donde la gente juega a las cartas. Leo la prensa y vuelvo al mundo real:  “Cataluña pide o rescate”,  “Cortase cun coitello en Lugo para que lle devulvan a súa filla”…  Dentro del diario leo un articulo de opinión que de alguna forma me da que pensar… Hoy es 25 de julio, día de Santiago, patrón de Galizia: Día da Patria Galega. Converso un tiempo con el señor del bar en agradable charla ilustrativa sobre varias cuestiones…, entre otras sobre el itinerario mas aconsejable para subir al puerto de los Ancares.

Original refugio “antitormentas” patrocinado por Caixa Galicia

 Comienzo la vuelta hacia Villablino. Hay dos carreteras para subir el puerto de los Ancares una por  Piornedo y otra, por Murias y Balouta que es por donde decido ir. Durante el camino arrecian tormentas aisladas por lo que de vez en cuando tengo que buscar refugio, aunque pasan pronto. El concejo de Navia de Suarna es uno de los que componen los Ancares lucenses y por estas carretera de montaña, con aldeas casi perdidas que se suceden entre zonas abruptas, uno empieza a sentirlos realmente.

Paisaje de los Ancares lucenses desde el mirador de Murias de Rao

Continúo subiendo hacia el puerto de los Ancares y paso a tierras pertenecientes a León, donde aparece en un valle alto y despejado Balouta que aún conseva varias de sus pallozas, que son constucciones típicas de Os Ancares. Visito el pueblo y puedo apreciar esas viviendas heredadas de la cultura “castreña”, alguna  habitada  hasta hace un par de décadas. Las pallozas son construcciones emparentadas con los teitos, ya vistos en Somiedo.

Balouta, en el corazón de los Ancares

Palloza en Os Ancares.

Continúo subiendo al puerto de los Ancares y poco antes de llegar me encuentro con la carretera que sube desde Navia de Suarna por Piornedo. Decido bajar unos kilómetros hacia esta aldea del concejo de Cervantes en la provincia de Lugo, pues en ella se pueden visitar el interior de pallozas reconstruidas. El tiempo por ese valle no tiene buena cara pero… ¡alla voy!. Antes de llegar a Piornedo está la curiosa aldea de Suarbol, aun en León, la visito y… comienza a llover, por lo que me largo “pitándo” por donde he venido.

“Decisiones” en el entorno del Miravalles.

Enseguida estoy en el puerto de Os Ancares (1.648 m) y desde su mirador aprecio una extensa panorámica. Allí entablo conversación con un vigilante forestal y hablamos sobre el cercano monte Miravalles (1.929 m.) -montaña que había elegido como referente final para esta travesía a la cordillera cantábrica- y que también él considera es representativo por su situación y vistas panorámicas sobre las tres comunidades. También me habla, aunque ya alejado de Asturias, del monte “Tres Obispos” en el que cuentan se juntaban los prelados de Astorga, Oviedo y Lugo. Casi sin darme cuenta ya he rodeado el Miravalles dejando Asturias al norte, Galicia al oeste y León al sur y al este, que es donde ya me encuentro.

La Mula “ilumina” al Minero. ¡En estos tiempos difíciles falta le hace!.

Bajo por el Valle que ha dado nombre propio Os Ancares y paro en Candín que es su capital para dirigirme a la aldea de Suertes, pues desde ahí parte un camino -viene en los mapas de carreteras- que te lleva hasta Chano donde hay un castro de la edad del hierro que quiero visitar. No voy ha tener “suerte” ya que ese camino sin asfaltar, han restringido recientemente el tránsito a vehículos motorizados.  Algunos vecinos me animan a continuar por allí, pero decido irme hasta Fabero aun dando mas vuelta para así poder visitarlo. Al menos en Fabero puedo ver el monumento al Minero.

Los Castros: un elemento cultural de la Cordillera Cantabrica.

Seguido a de la aldea de Chano esta su castro. Junto a la carretera hay un centro de interpretación con una reconstrucción guiada y un bar, pero lo que mas me interesa es ver el original que está a tan solo medio kilómetro andando y por encima de todo ello. Lo visito y uno se da cuenta del enorme parecido que tiene con las construcciones mas representativas de los Ancares. La cultura castreña, aun con sus diferencias según los recursos de la zona, me parece una de las mejores manifestacciones culturales de toda la Cordillera Cantábrica. Realmente muy interesante.

Actividad minera en Palacios del Sil. Al igual que Laciana, Cangas del Narcea, Degaña, Ibias, Ancares…, son Espacios Protegidos.

Las tormentas me persiguen y “pongo pies en polvorosa” pues lo que se avecina tiene mala pinta. Un poco mas adelante en Peranzanes cae el agua con fuerza acompañada del la música que producen los ángeles “jugando a los bolos”. No paro pues viene siguiendome por la espalda y al frente veo hay salida.  Finalmente escapo de ella aunque mojado, no importa pues la temperatura es alta y en pocos kilómetros el viento hace de “secadora”. Definitivamente ese día ya no me molestará más. Me dirijo hacia Villablino por el municipio de Palacios del Sil donde se puede ver la amplia actividad minera que se ha venido desarrollando en la comarca del Bierzo. Su paisaje es una mezcla extrañamente sorprendente.

…txoria nuen maite…

Siguiéndo el río Sil y tras pasar por su desfiladero, en pocos kilómetros ya estoy de vuelta en Villablino. Son las 21 horas y el marcador parcial ha dado la vuelta, han sido en total 1.077 kilómetros desde que salí de Balmaseda y doy por concluida la Travesía, o eso pensaba yo. Descanso en el mismo hostal con la intención de volver directo a Balmaseda al día siguiente, pero tardé dos días en llegar pues no pude “despegarme” de la Cordillera: puertos por lo que dias antes no pasé o hice incompletos, mas Picos de Europa, puentes como el de Cangas de Onís, valles como La Liebana, el Saja-Besaya, Las Merindades…, sol y tormentas,  buen yantar, sidra, jotas, algo de orujo de Potes…, algún viejo amigo y nuevos conocidos;  aunque esa es otra historia que no pienso escribir pero creo la podréis imaginar cerrando los ojos y escuchando…

http://www.youtube.com/watch?v=9JyNfyriAk0

Esto es todo amigos y… hasta el año que viene.

 

PLANOS

I TRAVESIA CORDILLERA CANTABRICA MOTO TRAIL (BALMASEDA- VILLABLINO)

1ª Etapa: BALMASEDA-POSADA DE VALDEON

2ª Etapa: POSADA DE VALDEON-VILLABLINO

3ª Etapa: VILLABLINO-NAVIA DE SUARNA-VILLABLINO

 

 

 

 

  1. Javi dice:

    Que bonito, Koldo!
    yo no soy motero, pero con recorridos y fotos como estas dan ganas de comenzar a serlo.

  2. Carlos Fano dice:

    Queridisimo Koldo, realmente fantástica la experiencia que has sobrevolado a lomos de tu mula.
    Como no podia ser de otra manera has descrito minuciosamente unas rutas, que desgraciadamente se olvidan en la mente pero que tu has sabido atraerlas de manera especial con unas fotografias de gran calidad historica y sobretodo humana y cultural.
    Así que éste reportaje debe continuar en próximas ediciones y si puedo cuenta con mi compañía.

    Un abrazo

  3. Koldo dice:

    Gracias Javi. Hay muchas formas de disfrutar con una moto, pero en una trail uno puede ser un poco explorador, aventurero, vagabundo… o lo que quieras, incluso aquí… al lado de casa.

  4. Koldo dice:

    Aupa Carlos. Tienes maquina trail-total y sobrado arranque personal. A finales de julio está la Cordillera en su punto y por sus alejadas carreteras vas prácticamente solo. Los días son largos y el tiempo suele acompañar.
    Sería un placer rodar juntos.

    Gracias y un abrazo.

  5. Jose Miguel dice:

    Muy bonito este reportaje, lo he visitado como me dijiste en Colombres. Enhorabuena. Lastima que mi moto es de carretera y no esta preparada como tu mula, para ir por esos caminos, que si no ya me animaba. A lo mejor este año que viene lo hago, pero claro sin meterme por esos caminos, pero haciendo el recorrido mas o menos. Eskerrikasko.

  6. Koldo dice:

    Gracias José Miguel. Sin duda encontrarás la ruta ideal para ti y tu moto. Hay muchas opciones. Creo que lo importante es coger conciencia de que la Cordillera Cantábrica nos ofrece la posibilidad de recorrerla en moto y disfrutar mucho de ella, sus pueblos, gentes…, y si es con unos amigos, pues mejor. Ikusi arte.

  7. IÑAKI OKER dice:

    Como no esperaba menos el reportaje revela un viaje iniciatico pensado,personal,en busca de horizontes donde se juntan las fronteras interiores de uno mismo con las de las tierras que recorremos ,en este caso en la moto tan querida por Koldo.Que suerte encontrar personas que dan sentido a un viaje aparentemente sencillo ,para hacernos participes del caudal de cultura, sensibilidad y provecho que encierra.

  8. Koldo dice:

    Los horizontes siempre se amplían con tu compañía. Gracias Iñaki.

  9. Raul (lamotocicletta) dice:

    Muy buena crónica; apenas he llegado a casa, me he sentado a leerla. Ya estaremos. Saludos!!

  10. Koldo dice:

    Si todo va bien, en la segunda quincena julio habrá nueva Travesía a la Cordillera Cantabrica, para los que quieran y puedan…. En cualquier caso, seguro algún día nos volveremos a ver por la “cordillera” en los valles Pasiegos, de Soba ó Karrantza. Un saludo.

  11. salva dice:

    Bonita ruta y muy bien narrada , si este 2013 te animas para hacer algo más campero podemos hablar, un saludo y gracias.
    Tenere 660

  12. Koldo dice:

    Esa es la idea: algo mas “campero” pero apto para todas las trail. Siempre hay alternativas, incluso “extremas” como el puerto de Piedrafita que en su parte asturiana es de trial-enduro y “casi imposibles” para una trail.
    El pasado año al ir solo, no me planteé muchas complicaciones, además la premisa es circular siempre por lo “marrón” de forma legal. Así y todo, me quedé con la pena al salir de Balmaseda, de haber ido por la pista forestal de transito libre que desde Pandozales pasa por las faldas de Kolitza y te lleva hasta Villaverde…, pero al ser cercana y “vieja” conocida preferí adelantar camino… Hay algun que otro tramo más de caminos Off-Road a lo largo de la Cordillera que estuve sopesando -incluso de los de transito restringido pero pidiendo autorización previa como Motoclub- y que propiciarían una ruta aun mas “auténticamente” trail, pero no creo haya muchas opciones (ten en cuenta que casi todo son espacios naturales protegidos). En cualquier caso sus carreteras -sobre todo sus puertos- son ideales para las trail, y la sensación de estar en contacto con la Naturaleza está garantizada, que la moto ya la ponemos nosotros.
    Son varios ya, los interesados en querer hacer la segunda edición de la Ruta a la Cordillera Cantabrica en moto Trail y que está prevista del 22 al 25/26 de Julio.
    Seguro quedaremos mas adelante para hablar de todo ello, posiblemente en el MotoClub Kolitza.
    Estamos en contacto y gracias.

  13. salva dice:

    Hola koldo:
    Pasas cerca del tunel de la engaña , cerca de vegas de pas creo que por esa zona hay una ruta trail marron bastante guay.
    Igual se podia hacer un dia suelto , si sabes algo comentame, igual me interesaba apuntarme al moto club, ahora estoy n el de muskiz ‘ pero no hacen nada solo se preocupan de organizar una extrema y ni si quiera nos juntamos una vez al año par comer un menu , son unos tristes
    Lo que no tengo es moto trial ni aficion por ellas siempre enduro y ahora trail y espero que trail del bueno.
    Por cierto la extrema de muskiz es este proximo domingo.
    Saludos

  14. Koldo dice:

    El MCKolitza es un moto club -modesto aunque con mucha historia- básicamente de TRIAL. Hace unos dos años comenzamos alguno a “incluir” la moto Trail entré sus actividades, y es por ello, que se brindo la posibilidad de poder editar la ruta a la Cordillera en su pagina web. En cualquier caso el moto club Kolitza es abierto a todos los aficionados al motociclismo y cada uno hacemos lo que buenamente podemos.
    Con la moto de trial salimos casi todos los domingos, pero con el buen tiempo las salidas con la trail -a veces y según itinerarios acompañados con motos de carretera- son mas habituales. La zona “pasiega” es una de mis preferidas, y si hay alguna ruta guay como apuntas, pues habría que visitarla.
    Tu moto, la Teneré 660 moderna con ruedas de tacos es una trail mas endurera y por aquí a día de hoy, andamos en motos algo mas asfálticas, aunque también reskilan lo suyo. Con el tiempo siempre sale alguno que prefiere mas lo “marrón” -las cubiertas hacen mucho- y así poder hacer salidas, como bien dices, de Trail de bueno.
    Nos vemos…

  15. Anónimo dice:

    […] Peter, si te vale de algo , es una rutaza buenisima que se hizo un paisano, merece la pena leerlo, aunque no viajes. A mi me ha picado el gusanillo, igual este verano … http://www.mckolitza.com/travesia-co…da-villablino/ […]

line
footer
© 2009 mckolitza.com | Aviso Legal | Desarrollado por OneClic